jooble.com

miércoles, 28 de abril de 2010

Registro de celulares

Los datos confidenciales de todos los mexicanos están en manos de los piratas, y francamente no es ninguna novedad, porque la mayor parte de la información personal de cada uno de nosotros, más tarda en recopilarse que en lo que ya está en uso de cualquier hijo de vecino, yo me acuerdo que hace mucho tiempo, el primo de un amigo me ofreció la base de datos de equis compañía, y yo me quedé con cara de perro asustado, parpadié varias veces preso de la estupefacción, ya que evidentemente se trataba de un grave delito, por poco le decía que si, pero me arrepentí, luego de algunos meses, tal vez, poco más de un año, a este mondado malandrín, lo metieron preso, claro que no porque tuviera en sus manos documentos tan encriptados, bueno, ni tanto, sino por el uso indebido que hizo de ellos, así que me salvé de milagro de ir a prisión, pero a lo que voy, es a que eso es más viejo que Matusalén, son trucos antiguos que los truhanes han utilizado desde siempre para agenciarse dinero mal habido, pero igual pasa con el Registro Público de la Propiedad, con las credenciales de Elector, que con las listas de alumnos de la escuela “Héroea de Reservas Territoriales”, es decir, nada está bajo buen resguardo, y ahora con lo del registro de los celulares, orden dada por una de esas secretarías que vigilan el buen comportamiento de las concesiones otorgadas por el gobierno, pues en todo el país se levantaron olas de protestas, naturalmente que con justa razón, si a estos no se les puede confiar un tractor porque son capaces de sembrar el terror en cualquier parcela social.
Yo nunca he tenido celular, de hecho, jamás contesto el teléfono de mi casa, incluso soy uno de esos seres anormales que me opongo sistemáticamente a la posibilidad de comunicarme por esos aparatos del demoño, claro que tengo Nextel, pero lo uso solamente cuando es indispensable para recibir un mensaje de algún familiar cercano, así que no soy de los que se la viven pegados al auricular, por tanto, tampoco entré en pánico, y estando las cosas como están, prefiero evitarme un mal rato con los encargados de la seguridad nacional, que no son muy avezados que digamos, si no se enteran ni de lo que pasa en sus casas, menos de los asuntos que atañen al buen desarrollo de nuestra violentada nación.
Dicen que, ahora con lo del mentando registro, muchos paisanos tuvieron la graciosa idea de inscribir sus líneas con las Curp de Carlos Slim el verdadero dueño de México y, otros, con los datos personales de Felipe Calderón, claro que a los encargados de realizar la exhaustiva compilación, no les pareció nada chistoso y pusieron el grito en cielo, pero de ahí no pasó, porque siendo que la telefonía inalámbrica es uno de los negocios más redituables del magnate libanés, pues no se iban a poner con Sansón a las patadas, primero dijeron que iban a dar de baja todas las líneas, quesque porque qué poca madre tenían todos los cabrones que se atrevieron a burlarse de sus buenas mercedes, pero luego se patrasearon, a lo mejor Slim los puso como lazo de cochino y anunciaron que dijo mi amá que siempre no, que iban a dar una prórroga para que todos pudieran anotar sus respectivos números, en fin todo parece indicar que se cumplirán las órdenes institucionales, tal vez no pase nada malo con esos datos, pero dicen que han pedido hasta el domicilio exacto, pues si el mentado censo lo hicieron para evitar los atracos y las extorsiones telefónicos, a ver si no les sale el tiro por la culata y dicha información vaya a caer en manos de los maleantes, por si las dudas, queridos lectores, recemos una novena a san Expedito con todo y letanías, luego les paso unas jaculatorias muy expresivas que eran las favoritas de mi tía Sagrario para que las plegarias tengan mayor efecto ante la corte celestial. Ya dije.